Ramas

finanzas-eticas.gif

La mayoría de los ciudadanos del mundo no son conscientes del hecho de que al depositar dinero en "bancos normales", pueden estar apoyando cosas con las cuales están totalmente en desacuerdo: el comercio de armas, el tráfico de drogas, la esclavitud y la prostitución, la prospección petrolera, las operaciones mineras destructivas y una larga lista de otras actividades innecesarias que están destruyendo nuestro planeta y las vidas de las personas.

Un banco ético, también conocido como banco social, alternativo, cívico, o banco sostenible, es un banco comprometido con los impactos sociales y ambientales de sus inversiones y préstamos. El movimiento de la banca ética incluye: la inversión ética, la inversión de impacto, la inversión socialmente responsable y la responsabilidad social de las empresas. Se relaciona también con movimientos tales como el movimiento de comercio justo, consumo responsable y la empresa social. Algunas áreas, como la del comercio justo, tienen códigos y reglamentos propios, los cuales han de ser cumplidos integralmente por todas aquellas industrias que deseen ser certificadas y poseer el sello de garantía de comercio justo. Debido a que la banca ética aún no se ha desarrollado hasta este punto, es difícil crear una definición concreta que distinga y establezca claramente qué diferencia un banco ético de los bancos convencionales. Los bancos éticos están regulados por las mismas autoridades de los bancos tradicionales y tienen que cumplir con las mismas reglas.

 

Aún así, y si bien existen diferencias entre ellos, todos los bancos éticos comparten unos principios comunes, siendo los más destacados la transparencia y los objetivos sociales y / o ambientales en los proyectos que financian. Ya que a veces trabajan con márgenes de beneficio más estrechos que los tradicionales, es posible que tengan pocas oficinas y  que operen sobre todo por teléfono, Internet o correo electrónico.

¿Qué puedes hacer?

  • Asegurar que tus ahorros o los beneficios del reembolso de préstamos se utilicen de una manera ética, tan solo cambiando tu cuenta a la banca ética. Esto garantizará que no estés patrocinando nada que sea perjudicial para ti mismo o para nuestro planeta.